Aguacanal
Teléfono regantes
900 70 11 58
Noticias
regantes
*

«Un 86% de la superficie total está transformada a regadío»

Última actualización 18/06/2014

Tras finalizar la I Fase del Canal de Navarra y su Zona Regable y con el anuncio en el mes de mayo de la adjudicación de la ampliación de la misma, José Enrique Arizón -director general de Aguacanal, la Sociedad Concesionaria de la ZRCN- realiza balance de estos últimos años y  la puesta en marcha de la infraestructura de la Zona Regable del Canal de Navarra.

 

El mes pasado se firmó el Contrato de concesión para la ampliación de la primera fase de la Zona Regable del Canal de Navarra, ¿qué supone este acuerdo para la I Fase de la Zona Regable?

La continuidad del Proyecto Canal de Navarra, en su vertiente de aprovechamiento para regadío, supone la consolidación de la 1ª Fase, y la confirmación de las hipótesis en las que se basó la decidida apuesta conjunta que en su día hicieron las Instituciones públicas y la sociedad concesionaria Aguacanal.


El día de la firma la presidenta de la Comunidad Foral afirmó que se trata de una de las infraestructuras básicas y estratégicas para Navarra y de la que ya se están percibiendo los primeros beneficios y retornos. Desde su punto de vista, ¿cuáles son los beneficios que percibirá Navarra?

Los beneficios de este Proyecto para Navarra a largo plazo son de tres tipos :

– Económico: el regadío hace viable el modo de vida agrícola en las zonas media y sur de Navarra
– Social: el Canal vertebra el territorio, evitando la despoblación rural
– Ambiental: la comparación de las fotos de satélite de la zona regable en 2005 y en 2014, con el cambio de color –de marrón desierto a verde vida-, es muy elocuente.


¿Cuáles son las ventajas derivadas de la concentración parcelaria, la modernización del sistema de riego y la disponibilidad de agua de calidad que percibirán los regantes?


Las ventajas para los usuarios son muchas: la explotación de parcelas de un tamaño mínimo (5 has.) que posibilita el acceso a un gran número de cultivos diferentes en condiciones de competitividad, la disponibilidad de una red de caminos y drenajes cuya conservación se encarga por 30 años a un tercero a coste fijo (actualizado con el IPC), la renovación de los equipos de bombeo existentes en las zonas de riego con presión forzada, la reducción para toda la vida de las facturas de energía eléctrica para hacer funcionar dichos equipos y, finalmente, la garantía de disponibilidad de presión y caudal de agua de riego 24 horas al día todo el año, a un precio muy competitivo comparado con otras zonas de riego del norte de España.
 
De los 1.000 empleos que se prevé que van a crear, ¿qué perfiles son los más demandados?


En la fase de construcción de las obras (2014-2018) serán perfiles relacionados con la ejecución de las mismas: técnicos, maquinistas, montadores, soldadores, encofradores, etc. A partir del inicio de la fase de explotación de la nueva zona regable (2015) se irán incorporando perfiles de operador de maquinaria agrícola y de operario especializado en las diferentes tareas manuales que precisan determinados cultivos.


Indirectamente también se verá incrementada la demanda de puestos de trabajo relacionados con la industria agroalimentaria de transformación de los productos de la zona regable.
 
Un breve balance de estos primeros años sobre la I fase del Canal de Navarra y su Zona Regable


El balance de los primeros años de explotación de la 1ª Fase de la zona regable del Canal de Navarra es claramente positivo. De las 22.445 hectáreas transformadas en regadío, a mayo de 2014 están desarrolladas por los particulares –con la red de riego en parcela instalada- 19.346 has., un 86% de la superficie total.


El impacto en el sector agrícola es muy positivo, tanto desde el punto de vista del empleo –es de los sectores que mejor está soportando la crisis- como del incremento de la productividad bruta, que ha pasado de los 900 a los 3.600 €/ha, lo cual, aplicado a las 17.170 has. cultivadas en 2013, supone una inyección de 46,4 mill.€/año.
Para Aguacanal, si bien la previsión inicial de ritmo de desarrollo era más optimista y, como consecuencia, el retorno para los accionistas no es el esperado, no nos podemos quejar, dadas las circunstancias externas de estos últimos años.


El reto que tenemos encima de la mesa en este momento es optimizar la 1ª Fase de la zona regable, haciendo eficiente la importante inversión realizada y logrando un desarrollo del 100% a medio plazo. Para ello queremos incorporar a la misma a los propietarios de parcelas cercanas que, por distintos motivos, se quedaron fuera en su día, y que hoy tienen una decidida voluntad de transformar sus parcelas en regadío.

Comparte este contenido
  •  
  •  
  •  
  •  
  •